• 93 566 26 53

C/ Sant Antoni Maria Claret 192, 08025 Barcelona

aicat 3978

Noticias

¿Pensando en comprar una casa más allá de los 65 años? Gaudí House le trae las claves.

¿Pensando en comprar una casa más allá de los 65 años? Gaudí House le trae las claves.

¿Es la edad un condicionante decisivo para la compra de vivienda? Más allá de los 65 años puede llegar el momento de comprar un piso más moderno, adquirir la segunda residencia o ayudar a los hijos en su casa.

¿Pueden negarle un préstamo por este motivo? ¿De qué variables depende que le concedan o no financiación? Estabilidad de ingresos, un 50% de financiación o hipotecarse a corto plazo para acceder al préstamo, son algunos de los requisitos que debe cumplir un jubilado para que le den una hipoteca.

  1. Deberá ser una hipoteca a corto plazo.  Para conceder este tipo de créditos, los bancos suelen exigir que ninguno de los titulares sobrepase los 70-75 años al finalizar el pago. El plazo máximo a conceder estaría en los 10 años.
  2. Máximo de un 50% de financiación. Si los ahorros son muy escasos, a no ser que se disponga de unos ingresos muy elevados, la concesión de la hipoteca se complica. Por norma general, la financiación de un banco estaría en el 80% del precio del inmueble. En este caso, los expertos recomiendan que no supere el 50%.
  3. ¿Primera vivienda en propiedad? Disponer de una primera vivienda en propiedad facilita la concesión de la hipoteca. Lo más recomendable es venderla y aumentar el porcentaje de ahorro a aportar en la compra. Además, el actual IRPF ya permite a los mayores de 65 años no tributar por las plusvalías obtenidas cuando se trata de la venta de la vivienda habitual. Si se decide no seguir esta vía, también se puede optar por el alquiler y, con la renta mensual, hacer frente al préstamo.
  4. Estabilidad de ingresos, punto a favor. En principio, la pensión es un salario garantizado que se cobra todos los meses. El riesgo es menor y eso lo tiene en cuenta el banco. Otro factor que puede ayudar es contar con un Plan de Pensiones privado que de un empuje a sus ingresos y permita afrontar más holgadamente la cuota mensual.
  5. Los prejubilados, con mayores posibilidades. Son los que más opciones tienen para que el banco les conceda una hipoteca. Su edad oscila entre los 55 y 65 años, suelen tener un perfil socioeconómico medio o medio-alto y habitualmente cobran tramos más altos de pensión.
  6. Menos tipos de interés y sin seguro de vida. En este tipo de hipotecas, al ser más corta y con cuotas más altas, los intereses a pagar serán mucho menores que en una a 30 años. En cuanto a los productos vinculados, dependiendo de la edad, el comprador se ahorrará el seguro de vida, ya que solo cubren hasta una edad límite de 65 años. Además, el seguro de amortización solo cubrirá a la persona hasta los 70 años.

Un jubilado, en principio, tiene ingresos garantizados cada mes. Este es un punto a su favor que da al banco cierta tranquilidad.

 

offices-2395784_960_720

Si no disponemos de ahorros o éstos son muy limitados, normalmente el hecho de tener que abrir una hipoteca corta nos alejará la posibilidad de conseguir una hipoteca excepto si nuestros ingresos son muy altos. Sin embargo, si la financiación que necesitamos es pequeña, incluso a plazos cortos la cuota será asequible

En estas situaciones, donde un pequeño cambio en la hipoteca dispara el resultado final, se hace fundamental poder comparar las ofertas de distintos bancos para obtener la que mejor se adecúe a nuestras necesidades.

Autor

Inmobiliaria Barcelona especializada en pisos alquiler Barcelona con una gran variedad tanto en tamaños como en precios, ubicados por toda el área metropolitana de Barcelona. Gaudi House destaca en Barcelona, como la primera Inmobiliaria Barcelona en dedicar gran parte de sus recursos al crecimiento de los pisos alquiler Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *